¿Valen menos las vidas de los ciudadanos americanos en Puerto Rico?

May 4, 2020

¿Es justo que los ciudadanos americanos residentes en Puerto Rico reciban menos en fondos de salud? Según el Gobierno Federal, la vida de los ciudadanos americanos residentes en Puerto Rico vale menos. Puerto Rico recibe $1.5 mil millones de fondos de Medicare menos de lo que debiera recibir, aunque pagamos los mismos impuestos. Esto se traduce a servicios de salud con menos recursos que los de cualquier estado. La salud en Puerto Rico está en crisis. El discrimen en fondos de salud tiene que terminar.

Este discrimen se refleja en los informes del U.S. Government Accountability Office (GAO) y el Center for Medicaid and Medicare Services (CMS). Informes del GAO demuestran que Puerto Rico recibe aproximadamente $4.5 mil millones en fondos para Medicare. Si los ciudadanos americanos que residen en Puerto Rico no sufrieran discrimen por vivir en la isla, podrían recibir unos $6 mil millones en fondos Medicare. Esto es una diferencia de $1.5 mil millones en fondos disponibles, diferencia que afecta adversamente la calidad de vida de los ciudadanos americanos residentes en Puerto Rico.

Si no paramos el discrimen, la crisis de salud en Puerto Rico se pondrá peor. Para 2020, los beneficiarios de Medicare en Puerto Rico llegarán a un millón de individuos. Esto es un aumento de casi un cuarto de millón de personas en unos cinco años. Cada día más ciudadanos americanos residentes en Puerto Rico dependen de Medicare para el cuidado de su salud. Sin embargo, el gobierno federal limita seriamente los fondos disponibles para Puerto Rico, discriminando a esta población en riesgo.

alt text

El discrimen en contra de los envejecientes de Puerto Rico se magnifica si comparamos la inversión que hace en gobierno de los Estados Unidos en la salud de ciudadanos americanos residentes en otros estados. Medicare gasta un 37% menos en la salud de los ciudadanos americanos residentes en Puerto Rico que los ciudadanos americanos residentes en West Virginia, y un 57% menos comparado con los ciudadanos americanos residentes en Mississippi.